FLIPEXMIAMI.COM

seguro de vivienda

¿Qué tipo de seguro de vivienda necesita y por cuánto?

Muchos propietarios, sobre todo los nuevos, no tienen idea de lo que cubren sus pólizas de seguro de vivienda. Los compradores saben que deben tener un seguro para recibir financiación. Y deberían saber que deben mantener la cobertura en vigor, o el prestamista podría reclamar el total de sus préstamos. (Como alternativa, el prestamista pudiera contratar una póliza con una prima mucho más alta, añadiendo el costo extra a los pagos mensuales del propietario).

Pero la mayoría no sabe qué esta cubierto. La mayoría de la gente ni siquiera lee sus pólizas. Es comprensible, ya que la mayoría de las pólizas están redactadas en jerga jurídica que pocos entienden. Pero si usted no sabe qué está cubierto y qué no, pudiera llevarse una gran sorpresa cuando llegue el momento de hacer una reclamación.

A continuación, sobre la base del Instituto de Información de Seguros y otras fuentes, le ofrecemos un manual básico sobre la cobertura de los seguros.

Una póliza estándar para propietarios de viviendas tiene cuatro tipos de cobertura: la estructura en sí, las pertenencias personales, la responsabilidad civil y los gastos de mantenimiento adicionales.

La cobertura de la estructural cubre la reparación o reconstrucción de la casa si resulta dañada por un incendio, un rayo, vientos, un huracán u otra catástrofe incluida en la póliza. La póliza más popular, conocida como HO-3, ofrece la cobertura más amplia, y proteger contra 16 riesgos enumerados.

La sección de objetos personales cubre los muebles, ropa y otros artículos personales si se los roban o destruidos por un desastre asegurado.

La cobertura de responsabilidad civil protege de las demandas por lesiones o daños causados a otras personas por usted, sus familiares o incluso sus mascotas. También paga el costo de la defensa, así como las indemnizaciones judiciales, hasta el límite de la póliza. Y no solo cubre la vivienda, sino a usted mismo en cualquier parte del mundo. Si su casa queda inhabitable debido a los daños causados por uno de los riesgos enumerados, la aseguradora suele pagar el hotel, comidas en restaurantes y otros gastos mientras se reconstruye el lugar. Si la casa es alquilada, y sus inquilinos no pueden vivir allí durante las reparaciones, la póliza quizá incluso cubra la “pérdida de uso”, es decir, pagará el alquiler que no pudo recibir durante la ausencia de tus inquilinos.

Aunque la póliza HO-3 es la más popular, hay otras. La póliza HO-1 establece una cobertura básica, mientras que la HO-2 ofrece algo más (pero menos que la HO-3). La póliza HO-4 es para las personas que alquilan vivienda unifamiliares y cubre sus objetos personales contra los 16 riesgos. Y una póliza HO-6 es para los propietarios de condominios, y cubre sus pertenencias y las partes de la estructura que poseen.

Tan importante como lo que cubre su póliza es lo que no está cubierto. Por ejemplo, las inundaciones no lo están, por lo que necesita una póliza adicional. A veces, la cobertura contra inundaciones es necesaria para obtener y mantener la financiación, pero incluso si no es así, es una buena idea estudiarla con detenimiento. Las inundaciones pueden ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar, y no solo por tormentas. Algunas exclusiones típicas son los daños por terremotos, guerras, contaminación, accidentes nucleares, daños intencionados, desgaste normal, defectos de construcción, vehículos estacionados en la propiedad, tuberías congeladas y vandalismo.

Una vez que se decida por una póliza específica, hay que elegir uno de los tres niveles de cobertura:

▪ Valor real en efectivo: Paga el reemplazo o reparación de la vivienda y sus pertenencias, menos una deducción por depreciación.

▪ Costo de reemplazo: Paga lo mismo que lo anterior pero sin deducción por depreciación. Nota: Aunque las pólizas de costo de reemplazo cubren la estructura, no cubren nada por encima del valor real de sus pertenencias.

▪ Costo de reemplazo garantizado o ampliado: Al ser el nivel más alto de protección, la cobertura garantizada paga lo que cuesta reconstruir la casa como estaba, aunque supere los límites de la póliza. Una póliza ampliada paga un determinado porcentaje —normalmente entre 20% y 25%— por encima del límite. Aunque esto protege contra los aumentos repentinos de los costos de construcción cuando hay escasez de materiales después de una catástrofe generalizada, no cubre la adecuación de la vivienda a los códigos de construcción en vigor. Para eso necesita un “endoso de ordenanza o ley”, que te ayudará a pagar la carga extra.

Obviamente, mientras más cobertura compre, más alta será la prima. La cantidad que paga también se rige por el deducible: mientras mayor sea el deducible, menor será la prima. Pero no debería detenerse ahí. Además de la cobertura contra inundaciones, es conveniente añadir cláusulas adicionales, también conocidas como endosos, a la cobertura para cubrir cualquier elemento que esté excluido de su póliza estándar. La lista de artículos excluidos es larga: joyas, equipos comerciales, colecciones de vino, alfombras de lujo, antigüedades, pieles, platería, artesanía y obras de arte, por mencionar algunos.

Una vez que haya adquirido la cobertura, es una buena idea realizar una revisión anual del seguro para asegurarse que la propiedad sigue protegida a su valor actual, ya sea al alza o a la baja, en comparación con el valor que tenía cuando compró la póliza. Para protegerse de eso, piensa en comprar una cláusula de protección contra la inflación para que la cobertura aumente automáticamente cada año.

La revisión anual también debe incluir las pertenencias. Tal vez ya no tenga ese precioso abrigo de visón, por ejemplo, o tal vez haya comprado un Van Gogh para colgarlo en la pared de la sala.

Fuente: El Nuevo Herald.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contactanos

SEGUINOS

Instagram Facebook Twitter LinkedIn

NUESTROS SERVICIOS

NEWSLETTER